Cómo pasar de la obligación al disfrute con un sencillo gesto


Hace poco leía sobre el Carrefour chino que, al parecer, allí se llama Jia le fu, que significa “traer alegría y felicidad a la familia”.

¡Qué interesante y bonito concepto! me dije.

Y es que, no es lo mismo ir a hacer la compra de la semana pensando: “qué rollo, una obligación más, a ver si hay poca gente y acabo pronto…” a ir con la conciencia de que al hacer la compra para tu familia y para ti estás llevando alegría y felicidad a tu hogar.

Definitivamente, no es lo mismo hacerlo bajo un prisma u otro.

El acto es el mismo: hacer la compra. Pero desde dónde lo haces, qué  pensamientos te acompañan antes y mientras lo haces, es decir, con qué conciencia lo realizas es clave y marca una gran diferencia.

Según pienses de una manera (obligación) u otra (disfrute), ese acto cotidiano y necesario puede resultar una actividad aburrida y agotadora en sí o se puede convertir en algo especial,  que disfrutas haciendo y que al realizarla estás contribuyendo a subir el nivel de alegría y felicidad para ti y los tuyos.

Afecta en 3 momentos: antes, durante, y después

Antes: pues te ayuda a motivarte para ir a hacer la compra desde una perspectiva más positiva.

Durante: porque influye positivamente en tu ánimo mientras lo haces, e incluso, puede que hasta lo disfrutes.

Después: porque el resultado de una compra con esa conciencia seguro es más positiva, pues los alimentos no serán algo  más que hay que adquirir, sino algo que te va a aportar “alegría y felicidad” al guardarlos en el frigorífico, prepararlos, al comerlos,…

Creemos que el bienestar es algo complicado de alcanzar o que depende de lo externo, cuando en muchos casos, está en nuestras manos darnos un poquito cada día a través de estos pequeños pero poderosos gestos que nos nutren.

La posibilidad de sentirnos un poco mejor, en muchas ocasiones, depende de nosotros.

Esta estrategia de dar un sentido más amplio y positivo a nuestras acciones diarias, se puede trasladar a cualquier actividad que realices: tu cuidado personal, ir a trabajar, ordenar tu casa… ¿Crees que es posible?

Sobre la autora:

Ana Molina es Licenciada en Administración de Empresa por Bentley College (EEUU) y especialista en Técnicas para el Bienestar personal y Rendimiento profesional. Basa su trabajo en el Método TRCD.

© Ana Molina 2010 Si quieres publicar mis artículos, puedes contactar en info@anamolina.es.

Imagen:  “Daisy” majaFOTO

Tags: , , , , ,

Please leave a comment

  1. Edgar Says:

    HOLA ANA. MUY INTERESANTE COMO TODO LO QUE ME REMITES.

    ESTOS SENCILLOS CONSEJOS ( EN APARIENCIA) SI SE ASIMILAN REALMENTE Y SE LLEVAN A LA PRACTICA PUEDEN DAR RESULTADOS POSITIVOS EN LA VIDA DE UNA PERSONA AL PERMITIRLE VIVIR EL AHORA QUE ES LO QUE TENEMOS YA QUE EL PASADO SE FUE Y EL FUTURO NO HA LLEGADO.

    DIRIA QUE ES UNA MANERA DE HACERLE FRENTE AL TIEMPO LINEAL QUE TODOS VIVIMOS.

    UN ABRAZO

  2. Henry Says:

    Apreciada Ana:

    Como siempre muy atinados tus escritos. Tu sabes que hoy en dia lo menos común es el sentido común. Y en este caso, en tu escrito, simplemente aplicas eso: el sentido común. Sabes, por efecto de una situación personal que tambien ha afectado a mi familia profundamente, y que tiene que ver con lo económico, hemos estado viviendo una situación muy particular, en donde quizás lo más fácil sería renegar de la mala suerte, o sentarse a llorar preguntándose “por qué a mi?” o pensar en las vias más expeditas para suicidarse. Pero no ha sido así, tengo una esposa supermaravillosa y unos hijos magníficos que han enfrentado la situación con la mentalidad que tu nos mencionas, y ellos la aplican justamente antes, durante y después de sus acciones diarias. Es una actitud de ellos que me han hecho ver que sin tener dinero, ni propiedades, ni acciones, soy el hombre más afortunado del mundo-
    Saludos

  3. Ana Molina Says:

    Hola Henry, muchas gracias por compartir lo que estás viviendo.

    Tus palabras están llenas de agradecimiento y valoración hacia las personas que te quieren y te apoyan. Creo que las situaciones complicadas de la vida, si sabemos verlo, nos pueden aportar grandes aprendizajes sobre lo que tenemos y cómo lo valoramos. Mucho ánimo y un abrazo.

Leave a Comment