¿Estamos dormidos ante la belleza?

12 de enero de 2007, son las 8:00 h de la mañana y Joshua Bell, uno de los mejores violinistas del mundo, se dirige a la estación L’Enfant Plaza de Washington en plena hora punta. Viste unos sencillos jeans y gorra de béisbol. Lleva consigo un Stradivarius construido en 1731 y valorado en 3,5 millones de dólares.

Tan sólo tres días antes había estado tocando en un espectacular concierto celebrado en la Biblioteca del Congreso de EEUU. La entrada más económica costaba 100 €.

Una vez en su destino, Joshua Bell comienza a tocar 6 bellísimas piezas clásicas especialmente escogidas de Bach y Schubert. Durante los 45 minutos que estuvo tocando, pasaron por delante del virtuoso violinista un total de 1.070 personas.  Sólo 7 personas pararon a escuchar y la mayor parte de ellas durante menos de un minuto.  27 personas echaron apenas unos centavos en el sombrero del violinista. Al final del concierto, una chica joven se le acerca y le dice:  “Le ví en el concierto de la Biblioteca del Congreso. Fue fantástico. Díos mío: esto solo puede ocurrir en Wahington”.

Esta situación fue un experimento realizado por el Wahington Post. El vídeo lo muestra.

¿Estamos dormidos ante la belleza?

¿Estamos dormidos ante lo valioso que tenemos cerca?

Tags: ,

Leave a Comment