Una mente con luz propia

Luz en la oscuridad © Ana Molina

A veces, escuchamos comentarios sobre alguna persona que ha hecho esto o ha hecho lo otro, ha dicho o no ha dicho, va así o asá.

Es muy fácil caer en el comentario fácil sobre los demás. Son las opiniones gratuitas, las críticas destructivas, el cotilleo.

Pero ¿te has parado a pensar que cada vez que entras en esa dinámica te perjudicas a ti mismo?  Sí, esto es así porque pierdes energía y foco para centrarte realmente en lo que tú necesitas, en tu propio proyecto de vida, en tu día a día.

Una mente rica (*) es aquélla que no juzga, que no critica, que no entra en comparaciones ni en dimes o diretes. De esta manera, la persona puede centrarse en ir resolviendo en su día a día y en ser consciente de lo que siente y lo que necesita.

La persona con una mente rica sabe que criticar o juzgar a los demás es una pérdida de tiempo y de energía porque hacer esto enturbia la mente y no le permite pensar en positivo y en avance.

La persona con una mente rica, crea proyectos nuevos basados en intereses propios.

La persona con una mente rica llena su vida de actividades y proyectos interesantes y de avance.

Una mente rica es una mente sana, con luz propia.

(*) Concepto del Método TRCD

Puedes contactar conmigo en info(arroba)anamolina.es

Leave a Comment